Saturday, April 5, 2014

Ladrones usan líquido viscoso para asaltar en minibuses

El nuevo modo de operar que ahora utilizan los delincuentes es rociar un líquido viscoso sobre la prenda de su víctima, fingen ayudarla, pero la atacan inmediatamente para robarle sus pertenencias. El caso más reciente se registró en Alto Obrajes. La Policía no tiene el registro de los casos.
Una joven, de aproximadamente 20 años de edad, entró el anterior sábado a un minibús -que circulaba en la ruta 228, del sindicato La Paz- en la plaza de la Amistad, en Alto Obrajes, con dirección al centro urbano. Ella se ubicó en el asiento delantero.
Los vecinos contaron que durante el recorrido subieron dos muchachos, quienes se sentaron en la parte trasera; al llegar a los Puentes Trillizos, una mujer entró al motorizado. Ésta le dijo a la muchacha que su chompa estaba mojada e insistió en ayudarla, pero la joven se rehusó y de repente sintió que la asfixiaban con su propia chalina.
Fue entonces cuando los jóvenes de los asientos traseros gritaron: "Pásenla atrás”. La muchacha, según una vecina que habló con Página Siete, forcejeó con sus atracadores y se lanzó a la calle para salvarse. Sus agresores le quitaron el celular y escaparon.
Otros dos casos
Desde hace tres semanas, dos hechos similares se registraron en La Paz. En el primer caso, un joven que subió a un minibús en la avenida Arce fue víctima de delincuentes, quienes le mancharon con el líquido y al limpiarse fue despojado de su celular. Asimismo, una joven de 23 años también fue víctima de este tipo de malhechores en la avenida Montes, cuando tomó un minibús para ir a la zona Sur.
Según su relato, al sentir el líquido que cayó desde su cabeza hasta su espalda, ella atinó a no moverse, aunque dos hombres, sentados detrás de ella, le intentaban ayudar.
Pese a este nuevo modo de operar de los ladrones que las víctimas y vecinos contaron, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) no se registró denuncias de esta clase.
El director de la FELCC en la zona Sur, Adolfo Cárdenas y el director departamental Julio Mariscal declararon que no tienen conocimiento de ese modo de operar.
Los vecinos de Alto Obrajes creen que los delincuentes que intentaron estrangular a la joven de esa zona pertenecen a la ciudad de El Alto, pues la ruta del minibús 228 circula sólo de lunes a viernes y nunca los fines de semana.
La muchacha víctima del asalto en el motorizado se encuentra estable, aunque tiene lesiones alrededor del cuello.
Alarmados frente a este reciente atraco, los vecinos manifestaron su preocupación ante el incremento de delitos en la zona y anunciaron que, como medida de seguridad, cerrarán la zona y la volverán un condominio. "Habrá trancas para ver quién entra y quién sale”, dijo una vecina.


Uno de los casos que llamaron la atención es el robo en una vivienda particular, a la que los ladrones ingresaron encapuchados y con armas de fuego y encañonaron a sus víctimas para robar.

La seguridad
Modo El líquido que utilizan los delincuentes para verter en la ropa de sus víctimas no es dañino, según contaron.
Prevención La Policía recomienda que se evite subir a vehículos que estén vacíos, que tengan vidrios polarizados o cerrados, y a coches que tengan seguros automáticos.
Alerta Asimismo, la entidad del orden aconseja que una persona debe avisar a un familiar o amistad, a través del teléfono celular, las características del motorizado que tomó en caso de que haya sospechas.
Atención Cuando utilice un vehículo del servicio público hay que evitar distracciones como usar audífonos, celular, entre otros artefactos, según otra recomendación de la Policía Boliviana.

Tuesday, April 1, 2014

Esperan ampliar cargos en caso de la “chola bandida”

Luego de que se dictara la detención preventiva de una mujer de pollera, denominada “la chola bandida”, acusada de varios hechos de estafa, suman tres denuncias formales, 16 testimonios de otras víctimas y se calcula un daño económico de al menos un millón de bolivianos.

El coronel Edgar Téllez, director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), informó este lunes que luego del operativo de seguimiento y aprehensión realizado por un equipo de inteligencia, el Misterio Público dictó medidas cautelares en el Centro de Reclusión Femenina en Miraflores para la denominada “chola bandida”, de nombre Susana Juana Ticona Laura, quien fue reconocida por al menos otras 50 personas, el pasado sábado, como la autora de estafa de diferentes montos de dinero, en distintos lugares del país.

Resultado de su detención y mención en los diferentes medios de comunicación, ahora se tiene cerca de 16 nuevos testimonios de otras víctimas, además de tres nuevas denuncias formales, dos en La Paz y una en El Alto.

La mujer, que se hacía pasar por dueña de negocios pidiendo el pago por las mercaderías o hacia cambios de billetes falsos con los librecambistas, fue detenida el pasado jueves en posesión de 40 mil bolivianos, pero de acuerdo a las primeras evaluaciones se calcula que el daño económico, infringido a diferentes personas, alcanza al menos medio millón de bolivianos.

“Fue una serie de actividades investigativas de inteligencia que se han puesto en juego y se ha logrado identificar a la persona, localizarla y en base a eso ha sido aprehendida. Y tenemos dos casos más que se encuentran en proceso aquí en La Paz y un caso en El Alto. Muy al margen de eso, a través de la división asignada al caso, hemos recibido 16 declaraciones de nuevas víctima y seguro que se irán sumando otras más, estamos haciendo el cruce de información con otros departamentos”, informó Téllez.

Sunday, March 30, 2014

Palmasola En la cárcel, los sintecho y las extorsiones abundan

Parecen muertos en vida. Envueltos en sábanas y colchas hasta la cabeza, apenas dejan ver uno que otro pie descalzo y denotan, en su mayoría, que son jóvenes. Ellos son conocidos como los sintecho, duermen a la intemperie, sobre la tierra que con la lluvia se transforma en barro mezclado con aguas servidas. Ni la llovizna, como la que caía cuando pasamos junto a ellos, los despierta. Son la ‘escoria’ de la Palmasola, una sociedad con sus propias reglas, donde estos hombres no tienen derecho ni a hablar.

Los propios internos cuentan que los sintecho, tirados junto al muro trasero del PC-4, sobreviven de la droga y del alcohol que les regalan el grupo de reos que reina en el penal y que solo los usan para movilizarlos en caso de protestas o revueltas.

Otros, con un poco más de suerte, se ganan el techo desde la medianoche hasta las 6:00 del día siguiente pagando Bs 5 para dormir en un pabellón común.

Ese es el caso de un interno que ya cumplió ocho de sus 21 años de sentencia. El hombre se sienta sobre un bulto que carga de un lado a otro, porque no tiene para alquilar un cuarto, que comúnmente cuesta Bs 350 al mes. Sobrevive con lo poco que gana de la venta de las alcancías y gorras que hace. Muestra su brazo lleno de cicatrices de los cortes que se hacía cuando era drogadicto. Hoy, aunque no tiene abogado, está esperanzado en salir libre en dos años más. Solo tiene una hija de 10 años que lo iba a visitar el viernes, para asistir a un cumpleaños de niños que estaba organizando la esposa de otro reo. Pese a todo, allí pareciera que la vida transcurre como afuera.

Librado a su suerte

Según dice, la embajada de su país le envía un monto de dinero cada cuatro meses, pero solo le alcanza para pagar sus gastos básicos de un mes. Durante su primer año de encierro tuvo que aprender a tejer hamacas para sobrevivir y, aunque es un buen ingreso, no tiene plata para comprar los hilos. Habla de Dios y asegura tener fe en que alguien lo ayudará para seguir trabajando, al menos así tendrá su mente ocupada en algo positivo.

La violencia física y sicológica es cosa de todos los días. Un exreo, V.B., que estuvo preso durante una década, cuenta que el derecho de piso y el seguro de vida lo cobran al ingresar, dependiendo de la cara de quien llega. “Si es un asaltante que se ha robado de $us 200.000 a un millón le sacan la mugre (se dice que hasta $us 10.000), al igual que al narcotraficante que pasa de los cinco kilos. A los narcos menores les cobran 500 dólares y a los asesinos o acusados de homicidio les sacan entre 200 y 300 dólares. Adentro, les sacan otros Bs 800 y otro grupo los amenaza diciéndoles que los llamaron para que lo maten si no les dan Bs 5.000 o más. Si no pagas te sacan la mugre, te torturan y hasta te violan”, relata y asegura que es un círculo vicioso de uniformados y dirigientes de reos. El último caso fue el de un reo de 20 años que por no pagar el seguro de vida fue violado con un desodorante. Se niega a declarar por temor a que lo maten al volver; el jueves fue dado de alta en el hospital.

De estos cobros no hay factura, pero se habla de que se mueven hasta $us 30.000 al día. “Cuando estaba en el PC-4 llegó un grupo de unos 15 colombianos. A cada uno le sacaron de a $us 2.000 ¿se imagina cuánta plata?”, se preguntó el exrecluso indignado. En el penal incluso dicen que les meten la cabeza en un turril con agua hasta que ‘suelten los quintos’.



¿Disciplina?

En una de las calles del centro del PC-4 está el bote, la única celda con reja. Un joven se levanta en medio de la penumbra, se aferra a uno de los barrotes y, mientras pide un poco de comida, se queja que desde hace un año lo tienen ahí. En el piso hay más de 30 hombres apeñuscados y tirados. Se dice que son los ‘revoltosos’ o adictos que generan problemas. Algunos llevan años en ese cuarto frío, donde hasta hace poco llovía más dentro que fuera.

En la cárcel mandan los treintones y no les dicen así por sus años de vida, sino por sus años de sentencia. Según el exreo, Palmasola es la primera nación autónoma de Bolivia donde mandan los asesinos y los violadores a punta de extorsiones y violencia. Para él, ninguna autoridad pone orden en el penal porque se mueve mucha plata, sin contar los botines de atracos y robos dirigidos desde adentro.

Para otras personas, la situación es más tranquila desde hace unos seis años, cuando mandaba ‘la pesada’, otro grupo de reos aún más violentos

JÓVENES Y GAIS ESTÁN MEZCLADOS CON TODOS

Un muchacho de 17 años, con una sonrisa amable, cuenta que hace un año lo detuvieron por un supuesto robo del que dice ser inocente. Al principio lo visitaba su mamá, pero ahora está enferma. Lo metieron al PC-3, donde se ambientan los nuevos, le cobraron y como no tenía plata tuvo que levantarse todos los días a las cuatro de la madrugada a limpiar baños durante varios meses. Hace poco lo pasaron al PC-4 donde se gana el derecho a un pedazo de techo y comida limpiando, cocinando y sirviendo a otros reos. Como él hay muchos, a quienes llaman los ‘becados’.

Así conviven con acusados de asesinato, atracos y otros delitos graves. También se los ve alzando pesas, jugando ajedrez o entrenando gallos de pelea.

Es mediodía y por otra calle aparece un grupo de homosexuales de ropa apretada y coqueteando a otros internos. No faltan los piropos de algunos reos por el más ‘cachorro’ de todos, como le gritan al que no llega ni a los 20 años. Ellos también son presas de abusos.

EN DETALLE

1 El cobro del derecho de piso y el seguro de vida es vox populi, aunque nadie se atreve a denunciarlo por temor a represalias. Si lo hace, hasta su vida está en peligro.

2 El trabajo de las iglesias católica y evangélica es pilar fundamental en la ayuda espiritual a los reos, en su educación y su capacitación laboral.

3 Hay reos que dicen salir del penal cuando ellos quieren. En fotos de celulares se los ve en restaurantes o el estadio.

Cifra

5.000
RECLUSOS
Es el número aproximado de los que existen en Palmasola. Más del 75% no tiene sentencia

Ladrón violador cayó cuatro veces en la cárcel por asaltos

La Policía capturó ayer a Julio César Medina Camargo, acusado de ser el autor del robo agravado seguido de violación perpetrado contra una mujer de 32 años el jueves 27 de marzo en una agencia de periódicos situada en la calle Independencia, esquina Pari de la ciudad de Santa Cruz. El individuo resultó ser un peligroso exconvicto de la cárcel de Palmasola, donde estuvo preso cuatro veces por robo agravado y salió otras tantas con libertad condicional o luego de cumplir leves condenas.

El viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, ponderó el trabajo de la Policía y en particular la labor de los agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), que resolvieron el caso en dos días. Julio César Medina, de raza negra, estaba oculto en un cuartucho en el barrio El Retoño, zona este de la urbe cruceña. Allí se refugió después de la fechoría. Los investigadores allanaron una casa de los parientes de Medina y recuperaron dos celulares y una máquina fotográfica sustraídos a las tres funcionarias de la agencia de periódicos.

Pérez señaló que el sujeto entró con un cuchillo, sustrajo las pertenencias de sus víctimas y Bs 8.057 de la caja; acto seguido las obligó a desnudarse y abusó de una de ellas. “Después de violarme se abalanzó contra mi amiga que estaba embarazada y yo le pedí que no le hiciera nada, por lo que el hombre se vino contra mí, me jaló del pelo y me volvió a violar”, declaró la afectada ante una fiscal.

Una primera víctima

“Este sujeto cometió un acto cavernario, despreciable, pero no fue el único, porque a la medianoche del 26 de marzo, en el barrio El Bajío, entre el sexto y séptimo anillo, asaltó a otra mujer, le robó sus pertenencias y también la violó.

“Estuvo cuatro veces en la cárcel por robo agravado y le dieron libertad luego de tres años. Cómo le van a dar la pena mínima si tenía los antecedentes de haber caído otras veces por el mismo delito. Ahora imploramos a la justicia que actúe de acuerdo con la norma penal”, dijo Pérez

LOS ANTECEDENTES DE MEDINA

LA PRIMERA DETENCIÓN
El 29 de septiembre de 1993 fue enviado a la cárcel de Palmasola por robo agravado. Salió con libertad condicional el 12 de septiembre de 1995.

La segunda
El 28 de abril de 1996 lo remitieron al penal, de igual forma por robo agravado. Recuperó la libertad el 23 de octubre de 2000.

La tercera ocasión
Ingresó el 14 de agosto de 2003 por robo agravado. Cumplió parte de su condena y salió el 10 de marzo de 2007.

La más reciente
El 15 de septiembre un juez dictó su detención por atraco y recuperó la locomoción por cumplir su sentencia el 5 de septiembre de 2013.


Saturday, March 29, 2014

50 víctimas reconocen a la “chola bandida”

En un desfile identificativo realizado por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) varias personas que superaban las 50 reconocieron a Susana Juana Ticona Laura alias la “chola bandida”, quien les habría estafado diferentes montos de dinero.

Tras conocerse la aprehensión de la “chola bandida”, el pasado jueves, una de las victimas llegó desde la ciudad de Tarija para denunciarla y pedir se le devuelva el dinero que le entregó el pasado martes. Otra de las víctimas relató que esta persona le estafó nueve mil dólares por lo que pidió se haga justicia. “Esta maldita ratera llorando todavía está, le he reconocido directamente su gorro lo que se pone”.

Según el informe policial, la acusada ofrecía a librecambistas y grandes comerciantes la venta de dólares con una cotización baja con relación al mercado, les pedía el dinero y les entregaba billetes falsos. Este sábado la autoridad del control jurisdiccional fijó la audiencia de medidas cautelares; el Ministerio Público solicitó la detención preventiva por existir suficientes elementos probatorios de los delitos cometidos.

El jueves el Grupo de Investigación de Casos Especiales de la Policía capturó a la “chola bandida”, acusada de estafar a comerciantes y librecambistas de la zona Gran Poder. La mujer tiene antecedentes de estafa y estuvo presa en Santa Cruz y Cochabamba.

Thursday, March 20, 2014

Joven compra la carcasa de lo que parecía un celular caro

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) del Plan Tres Mil busca a un sujeto que estafó a un joven al venderle por bueno el esqueleto de un celular Samsung Galaxy.
El afectado, Álvaro C.N., dijo ayer en la Policía que él y su compañero de colegio estaban buscando un celular sencillo por el mercado de la rotonda y en eso se les acercó un desconocido con lo que parecía un reluciente celular táctil Samsung Galaxy en su estuche.
El sujeto se los ofreció en Bs 600, precio que a los jóvenes les pareció una ganga y lo compraron. Empero, cuando Álvaro revisó el artefacto estaba relleno de cartón. Buscó al vendedor, pero este se había esfumado

Wednesday, February 26, 2014

Ladrón es vestido de mujer y obligado a andar de rodillas

Con la cabeza partida, un “justán” en el cuello y amarrado con las prendas íntimas de su víctima fue entregado ayer a la Policía de Cotoca Nicolás Ojeda Pardo (27) acusado de robar a varias familias en la localidad de Visito.

El potosino, con la cabeza agachada y rodeado por varios comunarios que lo increpaban, admitió entre rejas haber robado en varias ocasiones garrafas, cocina, prendas de vestir y una motobomba a personas que se dedican a la elaboración de tejas y ladrillos.

Ayer por la madrugada (3:00) cuando pretendía dar un nuevo golpe en la zona, fue sorprendido en plena avenida principal con dos garrafas, una cocina de dos hornillas y un atadijo de ropa que pretendía vender en el mercado Los Pocitos del Plan Tres Mil. Rosa Chijo, dueña de una tejería y víctima de robo denunció que hace un mes Nicolás, que se hacía llamar Wilson, llegó hasta su domicilio en busca de trabajo y ella se compadeció del sujeto y hasta habilitó una habitación para que viva mientras ahorraba dinero para sustentarse. "Le dejé una garrafa, una cocina con hornilla y una motobomba y el mismo día que lo hospedé desapareció con todas mis cosas", lamentó Chijo.

Escapó hacia el monte. La afectada contó que ayer cuando salía junto a su esposo hacia Cotoca, una persona salió del monte y le levantó la mano para que le hiciera una carrera. Ese momento, la mujer notó que se trataba de su trabajador que le había robado.

Cuando retornamos donde él, este se percató y dejó las cosas a la intemperie y huyó metiéndose en el monte para no ser detenido.

Las víctimas, esperando que algún otro comunario apareciera a esa hora para alertar del robo, esperó un vehículo sobre la avenida hasta que un trufi salió con pasajeros de la zona y se toparon que el sospechoso viajaba bien sentado en el taxi como si nada hubiera pasado. Molestos por la acción, el acusado de robo fue llevado a golpes hasta una comisaría de Visito, donde fue golpeado para que confiese sus robos. Muchos de ellos, incluso hicieron una fogata para intentar quemarlo pero optaron por vestirlo de mujer.

El subalcalde del distrito 10, Epifanio Condori Quispe, dijo que no dependía de él entregarlo a la Policía porque las personas del lugar estaban molestas debido a que la Policía libera a los delincuentes. "No vamos a tolerar más robos y de ahora en adelante vamos aplicar mano dura", resaltó.

Hasta el cierre de este despacho, los vecinos se negaban a entregar a la Policía al delincuente.